Las matrículas contemplan 4 posibles estados

 

1-Activa: Ya lo dice la palabra

 

2-Finalizada: Cuando finalizamos una matrícula le cambiamos de estado. Antes de cambiar a un estado de baja deberéis aseguraros de que su situación económica esta cuadrada y que no hay ningún importe pendiente. Cambiar a finalizado es como cerrar su expediente, tanto académico como económico.

 

3-Retenida: Cuando un alumno comunica que no podrá asistir durante un periodo de tiempo temporal le asignamos este estado. Con ello evitamos tenerle que dar de baja y volverlo a matricular de nuevo. Los alumnos que tengan una matrícula retenida no aparecerán en el listado de asistencias pero no se les eliminarán los recibidos pendientes.

 

4-Anulada: En el momento en que cambiamos el estado de una matrícula a baja deberemos indicar la fecha efectiva de la baja y el motivo. Al guardar la matrícula con dicho estado se nos presentan varias opciones donde deberemos indicar lo que deseamos hacer con los recibos pendientes: a) borrarlos todos, b) borrar los pendientes a partir de una fecha.

 

Estos estados están asociados a una matrícula pero luego tenemos similares estados vinculados a cada una de las asignaturas de la matrícula. Podría darse el caso de una asignatura con estado baja, mientras que la matrícula está activa.

 

La asignación de estados a las asignaturas nos permite afinar todavía más en diversas situaciones que se pueden llegar a dar y que no podemos contemplar únicamente con un solo estado de matrícula.